Hoy os traigo dos de los colores elegidos por Pantone para 2017. Se trata de un rosa y un azul, el Pale Dogwood y el Island Paradise, ambos elegantes, suaves y delicados.

Si tuviera que elegir uno de los dos no sabría con cuál quedarme porque los dos me parecen realmente bonitos. Tanto el rosa como el el azul me parecen muy apropiados para pintar las paredes de cualquier estancia de la casa, pero también quedan muy bien si los elegimos para las tapicerías de sofás, sillones o sillas, ropa de cama, vajillas y objetos decorativos.

Ambos colores son relajantes y transmiten serenidad, lo que los hace perfectos para conseguir ambientes donde queramos transmitir una sensación de paz y relax.

Así que ya sabéis, esta primavera nuestras casas se van a llenar de rosa y azul. Os dejo algunos ejemplos dónde vais a ver lo bonitos que quedan estos dos colores para decorar.

Leer entrada anterior
Dar vida al baño con papel pintado

Llevo bastantes días sin aparecer por aquí, pero todo tiene una explicación: mucho trabajo y una gripe que me ha...

Cerrar