El verano es la época perfecta para celebrar fiestas al aire libre. Las horas de sol alargan las sobremesas e invitan a la conversación en compañía de familia y amigos. Una ventaja que tienen este tipo de celebraciones es su aire desenfadado. Podemos darles un toque informal, lo que no significa descuidado. Si estás pensando en celebrar una fiesta al aire libre toma nota de estos pasos y triunfarás.

 1.- Mesas informales

Como decía antes, en una fiesta de verano al aire libre podemos permitirnos algunas licencias, como montar mesas informales. En este tipo de reuniones es perfecto disponer una mesa tipo buffet donde los invitados puedan servirse ellos mismos la comida. Se puede disponer la vajilla, cubiertos, vasos, servilletas… en un lateral de la mesa para que los comensales puedan coger lo necesario.


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Si optas por la comida tipo buffet no necesitas preparar mesas al uso donde cada invitado tiene su sitio. Puedes repartir sillas en distintos puntos para que puedan sentarse a descansar un rato o disponer unas mantas y fulares con cojines repartidos por distintos puntos del jardín simulando un picnic.

 

 

 

 

 

2. Arreglos florales y velas

No hay nada que mejor le vaya a una fiesta al aire libre que los arreglos florales campestres. No necesitas realizar un gran gasto, puedes utilizar tarros de cristal y latas de conserva. Con unas margaritas, unas gerveras, plantas aromáticas, flores silvestres… quedarán fenomenal.
También es importante pensar en la iluminación si la fiesta es por la noche. Dispón velas y farolillos repartidos por el jardín, colgadas de los árboles, darán un aire cálido y romántico a la velada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3. Comida sin  complicaciones

Lo más cómodo cuando celebramos una fiesta al aire libre es servir una comida o cena frías que puedes preparar con antelación o encargar a algún servicio de catering.
Mini hamburguesas, pizzas, crudites, tablas de queso, emparedados… Son una opción perfecta que gustan tanto a grandes como a pequeños. Eso sí, preséntalo con gusto, en alguna fuente de loza, en platos de colores, cuidando la disposición de la comida.
Prepara la bebida en grandes cubos con hielo para que tus invitados puedan servirse a su gusto. También puedes disponer unos dispensadores con limonada, naranjada, té helado, sangría… lo que se te ocurra, para que puedan refrescarse.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leer entrada anterior
Una cabaña bohemia en Jamaica

¿Quién no ha soñado alguna vez con una casa en una isla paradisíaca en medio del mar? Hoy nos vamos...

Cerrar