Empezamos la semana con un DIY de los fáciles, pero muy prácticos. Hoy reciclo unas latas de conserva, de esas que utilizamos a diario en la cocina y que habitualmente tiramos a la basura.


Pues no sabéis todo lo que se puede hacer con una lata! Yo he transformado dos a las que no sé qué uso daré todavía, pero en la galería de fotos os dejo algunas ideas.

Lo primero que hemos de hacer es lavar y secar muy bien la lata retirando el papel que suele envolverlas y los restos de pegamento. A continuación pintáis la lata de vuestro color preferido. Yo he elegido un tono crema de la Rust-Oleum Chalky Finish de xylazel.
Una vez bien seca la pintura podéis utilizarlas tal cual o decorarlas utilizando vinilos, plantillas de estencil o simplemente aplicando unas servilletas que os gusten con la técnica de decoupage, que ya hemos visto en otros post, por ejemplo aquí y aquí.
Es un trabajo que podéis hacer en una mañana o una tarde y una vez acabadas os pueden ser de mucha utilidad.


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Estas son las que yo he hecho, aplicando unas servilletas muy alegres, y cómo veis os pueden servir de macetero, en la cocina como contenedor de cubiertos, en el baño para tener siempre a mano vuestro maquillaje diario… Para cualquier cosa que se os ocurra.

Leer entrada anterior
Todo lo necesario para la habitación del bebé

Cuántos días sin aparecer por aquí! Y es que esta semana está siendo de locos. Mucho trabajo, la casa, niños...

Cerrar