DIY con unas mesitas de noche

Comenzamos nueva semana y hoy os quería enseñar un DIY que terminé hace unas semanas. Hace tiempo que quería cambiar unas mesillas de noche que encontraba demasiado oscuras. Después de informarme en distintos foros sobre las posibilidades existentes, me decanté por pintarlas con una pintura a la tiza.

La famosa chalk paint proporciona un acabado muy shabby a nuestros muebles, es facilísima de aplicar y hoy en día tenemos una amplia gama de marcas que comercializan este tipo de pinturas.

Yo me decanté para este trabajo por la Rust-Oleum Chalky Finish de Xylazel en un color blanco tiza y para el acabado una cera incolora de la misma marca. Ahora estoy haciendo otros trabajos y voy probando otras marcas. Ya os contaré el resultado, pero la verdad es que el resultado final con la Rust-Oleoum es más que satisfactorio.

La verdad es que la aplicación de esta pintura no puede ser más fácil. Para el trabajo de transformación de mis mesillas no tuve que lijar ni dar imprimación sobre los muebles, así que apliqué la pintura directamente. En mi caso di tres capas dejando secar cuatro horas entre cada una de ellas, tal como señalaban las instrucciones, y lijé suavemente entre mano y mano de pintura para conseguir un acabado más fino y eliminar marcas de la brocha.

Una vez acabado el trabajo de pintura procedí a desgastar algunas partes del mueble con una lija muy fina para darle un acabado más rústico y para acabar apliqué dos capas de cera incolora dejando secar unos 15 minutos entre ambas capas y puliendo muy bien con un paño de algodón, con el objetivo de sacar brillo a la madera y preservar el mueble frente a roces y golpes.

Eso es todo. Más sencillo imposible. Este fue mi primer trabajo con pintura a la tiza, a partir de ahí me he lanzado a hacer otras cosillas que ya os iré enseñando.

Espero que os guste el resultado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.