¿Qué tal? ¿Cómo va todo? Hoy os traigo un post de DIY, en esta ocasión de unas lámparas de sobremesa que me regalaron hace por lo menos catorce años y que hace ya unos cuantos que estaban guardadas esperando su momento.


Las lámparas en cuestión tienen el pie de cristal y estaban rellenas de popurrí de flores y hojas secas. Hace ya unos años se pusieron de moda los objetos decorativos con esos motivos florales, pero la verdad es que ahora ya están bastante desfasados.
Estas son las lámparas destinadas al DIY.

Lo primero que hice fue sacar todas las hojas secas de los pies y pintar el soporte de madera de color blanco. Utilicé chalk paint porque cubre muy bien y permite desgastar el acabado con mucha facilidad utilizando una lija suave.

A continuación compré unas pantallas muy sencillas, hechas con una tela de arpillera muy suave en un color beige, porque mi intención era darles un aire más personal con unos estarcidos.

Para el estarcido elegí un motivo sencillo para rodear la base de la pantalla y luego las iniciales mía y de mi marido, puesto que las lámparas van a ir en nuestras respectivas mesillas de noche.
El estarcido decidí hacerlo con chalk paint. Nunca había utilizado esta pintura sobre un soporte así, pero dada su versatilidad y el hecho de que se adapta muy bien a multitud de superficies me animó a probar y lo cierto es que el resultado es estupendo. Escogí un color gris de La Pajarita. Para el soporte de madera de la lámpara también utilicé una pintura a la tiza de la misma marca, pero en blanco.

A la hora de hacer el estarcido sobre la pantalla quisiera daros varios consejos:
1.- Tener un paño húmedo a mano para limpiaros las manos cada vez que hacéis un estarcido. De esta manera no dejaréis huellas de pintura en la pantalla.
2.- Es importante limpiar la plantilla y secar antes de realizar cada uno de los dibujos. Ya sé que es un poco engorroso, pero así evitáis manchar la pantalla y vais a lograr un trabajo perfecto.
3.- A la hora de aplicar la pintura os recomiendo que utilicéis una esponja. A mi me van muy bien esas pequeñas de maquillaje. Cuando la impregnéis de pintura siempre hay que descargar la esponja dando varios toques en otra superficie (puede ser un papel, un trozo de madera) así se evita que un exceso de pintura pueda rebasar los bordes de la plantilla estropeando el trabajo.
Y una vez seca la pintura de la pantalla, la verdad es que es muy rápido, en media hora ya está lista, ya tenéis vuestra lámpara acabada. 
Yo estoy muy contenta con el resultado. He conseguido dos lámparas nuevas por un precio irrisorio y unas tres horas de trabajo.
Espero que os guste.

Leer entrada anterior
Una pequeña casa bien aprovechada

En la sección de casas que de vez en cuando me gusta traer por aquí, hoy os muestro un pequeño...

Cerrar