Si hay una técnica que aplicada tanto a muebles, como a tela, madera, vidrio, etc, me parece fantástica, esa es el decoupage.
Capaz de transformar la pieza más insulsa en un objeto llamativo y singular, el decoupage es relativamente fácil de aplicar y, además, económico. Unas servilletas de papel con un motivo de nuestro gusto y cola transparente, además del objeto sobre el que queramos aplicar esta técnica, es todo lo que necesitamos.

Yo estoy haciendo mis pinitos transformando algunos objetos que tenía por casa y que estaban pidiendo un cambio a gritos (espero poder enseñaros alguno muy pronto). Para ello seleccioné una serie de servilletas que me parecieron preciosas para realizar multitud de trabajos. La verdad es que la elección no fue fácil porque hay muchísima variedad y todas son preciosas.
Os dejo mi selección de servilletas favoritas para trabajos de decoupage, pero antes un recordatorio de los pasos necesarios para realizar nuestros trabajos con esta técnica.
1. Lijar o limpiar: Una vez elegida la pieza o el objeto al que deseamos realizar un decoupage, lijaremos si es de madera y limpiaremos bien si se trata de objetos de cualquier otro material.
2. Pincelar con pegamento: Toma un poco de pegamento y agrega un poco de agua para que quede más líquido. Impregna un pincel y pasa sobre la superficie, cuidando que no queden grumos.
3. Pegar el papel: coloca muy suavemente la servilleta o el material a usar, poniendo atención en que no queden pliegues. Ayúdate con el pincel para estirar bien.
4. Dejar secar: Deja secar varias horas y puedes darle las manos de barniz o laca que fuesen necesarias, siempre dejando secar bien entre una mano y otra.