Convierte una habitación infantil en un escenario de película

La posibilidad de contar con multitud de accesorios para habitaciones temáticas nos permite tener diseños perfectamente integrados y con todo lujo de detalles para transformar la habitación de nuestro pequeño o pequeña en un mundo de fantasía donde el cine es protagonista.

habitacion-escenario-pelicula

 

Imagen: dormitoriostematicos.com

Por qué convertir la habitación en un escenario de película

La estética y la afición nuestra por cierta escenografía o saga de películas es lo que nos empuja a convertir un simple dormitorio en una original habitación temática, pero no es la única razón ni la que más nos debe convencer a la hora de regalarnos esta fantasiosa estancia de la casa: como todo en esta vida, ofrecer lo mejor a nuestros hijos es la principal.

Una habitación temática no sólo convierte este lugar de la casa en el lugar de recreo favorito de nuestros hijos, que querrán permanecer en casa sin apenas aburrirse (algo que les será útiles en las épocas de estudio), sino que es un potente estímulo para su imaginación y para desarrollar su creatividad: una cualidad de la que no todos podemos presumir.

Cómo convertir la habitación de nuestros hijos en un escenario de película

Lo más importante es que no nos limitemos a los socorridos posters o a otros elementos decorativos de pared como vinilos y cuadros: la escena de película se debe vivir desde que se entra por la puerta, y para ello todo debe estar impregnado del espíritu del escenario que queramos vivir.

Existen opciones que van desde encargar una habitación temática por completo, en la que desde la cama hasta el armario está inspirado en un mundo de fantasía, hasta la de contar con muebles y accesorios sueltos que aporten ese toque distintivo a la habitación sin tener que renovarla al completo.

Ejemplos de habitaciones temáticas que son todo un escenario

A la hora de seleccionar en qué vamos a basar el tema que abordará la habitación entra en juego tanto la afición que comparten padres e hijos como los gustos propios de la edad.

Así, si somos fans de la saga de piratas más famosa del mundo: Piratas del Caribe, podemos contar con una habitación a la que no le falte detalle para parecerse al barco del Capitán Sparrow: desde una cama con forma de galeón hasta un armario con forma de cofre del tesoro pasando por un escritorio que parece sumergirnos en las fauces de un simpático tiburón.

Si queremos tirar de clásicos, las princesas Disney triunfan en cualquier ámbito (incluso en el adulto), ya sea el más infantil donde el rosa sea el color predominante, hasta el más elegante y clásico emulando la habitación de cualquiera de los palacios donde princesa y príncipe son felices y comen perdices.

En definitiva, la clave está en no limitar nuestra imaginación y la de nuestros pequeños, y comprender que una habitación es mucho más que un sitio donde dormir: un sitio donde crear nuestro propio universo de fantasía y del que somos reyes.

Este post está patrocinado por Cilek.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.